Archivos Mensuales: octubre 2014

Genealogía de México 32822 Rey de Armas

Estándar

Estimado Benicio… Muy buen artículo, felicidades!!! Me gusto bastante y quise aprovechar para anexar el Resume de don Fernando Muñoz Altea, quizá el único Rey de Armas sobreviviente en el mundo y vive en la ciudad de México. Pensé que iba a ser de tu interés. Este mes cumple 89 años y mas de 60 de haber llegado a México, a quien adora… Estoy a tus órdenes en caso de que requieras sus datos. Atentamente, Ernesto Silva

E

El 30 de octubre de 2014, 13:26, Genealogía de México <samuelsanchez> escribió:

Denominóse, además, arte heráldica, porque los Reyes de
Armas y los heraldos tenían la obligación de blasonar las arme-
rías de los nobles que se presentaban en los torneos y registrarlas
en sus libros.

Conviene advertir en este punto que el Rey de Armas y el
heraldo no eran una misma cosa, aun cuando muchos tratadistas
de la ciencia heráldica o del blasón los confunden con frecuencia.

Eran dos cargos muy distintos, con diferentes y’ especiales
atribuciones.

Moreri deriva la voz Heraldo de las alemanas Heér, armado,
y Aid, oficial, que juntas en Heerald, de que viene la corrompida
Heraldo, significan oficial armado. Y eso era el heraldo: un ofi-
cial de guerra de un Estado soberano. Al hacerse su nombra-
miento en la antigüedad se verificaba una ceremonia que llamá-
base bautismo de los heraldos, porque el Rey vaciaba una copa
de vino sobre la cabeza del aspirante, dándose a esto el nombre
de una heraldía.

La misión del heraldo consistía principalmente en hacer cier-
tas pubhcaciones solemnes y en desempeñar determinadas funcio-
nes en las ceremonias púbhcas. Cada heraldo traía estampado
sobre las mangas de su vestido el nombre de su provincia.

El Rey de Armas, era el jefe de los heraldos y presidía su capí-
tulo, ejerciendo una jurisdicción en las armerías.

Sólo los Reyes concedían, y siguen concediendo, la facultad de
traer armas, y a ningún caballero que no disfrute de esa conce-
sión le es permitido usar de ellas, ni le queda libertad de tomár-
selas, ni menos puede ninguno alterar las que se le permiten. «En
el Escudo de armas, ni interior ni exteriormente debe haber nada supositicio; ni el ponerse punto, pieza, figura ni color que no sea
muy propio, bien arreglado y sujeto a los preceptos del Blasón;
porque de ^faltar en esto, sólo serían las armas mal ordenadas,
tal vez falsas o fantásticas, que desautorizarían al dueño y harían
menospreciable la obra. Y habiendo alguna usurpación de los
Escudos de los Soberanos, incurrirían en el crimen lesx majes-
tatis, y en la de falsario si fuere de otros nobles» (1).

Aunque el estudio del Blasón, como dice el Marques de Aviles,
es un abismo que no puede llegar a fondearse, ni hay modo de
concretar todas sus individualidades y circunstancias, pues fre-
cuentemente se encuentran casos nuevos que saber, nos propo-
nemos en este volumen dar una clara, exacta y total idea de lo
que es el Blasón como arte, recogiendo cuanto contienen acerca
de éste los tratados de los más ilustres autores; es decir, todo
aquello «que no es decente ni permitido ignorar a las personas de
calidad y distinción».

Fernand Mexía, en su Nobiliario Vero, dice «que un hombre
de calidad debe saber el linaje de donde desciende, por lo menos hasta su cuarto abuelo; sus Armas, las del Rey y Reino de que fuere, tener conocimiento de los colores, del método de blasonar y los preceptos generales del Arte.»

Colombiere aconseja, con expresiones muy vivas, que el Arte
del Blasón es la primera cosa que debe saber un caballero.

El Blasón gira en torno del Escudo, y sus principios generales
consisten en el campo, esmaltes y figuras con su postura y dis-
posición; en Q- timbre, ornamentos exteriores y modo de blaso-
narles por orden y con términos propios del Arte.

Fernando Muñoz Altea Resume.docx

Genealogía de México 32821 Rey de Armas

Estándar

Denominóse, además, arte heráldica, porque los Reyes de
Armas y los heraldos tenían la obligación de blasonar las arme-
rías de los nobles que se presentaban en los torneos y registrarlas
en sus libros.

Conviene advertir en este punto que el Rey de Armas y el
heraldo no eran una misma cosa, aun cuando muchos tratadistas
de la ciencia heráldica o del blasón los confunden con frecuencia.

Eran dos cargos muy distintos, con diferentes y’ especiales
atribuciones.

Moreri deriva la voz Heraldo de las alemanas Heér, armado,
y Aid, oficial, que juntas en Heerald, de que viene la corrompida
Heraldo, significan oficial armado. Y eso era el heraldo: un ofi-
cial de guerra de un Estado soberano. Al hacerse su nombra-
miento en la antigüedad se verificaba una ceremonia que llamá-
base bautismo de los heraldos, porque el Rey vaciaba una copa
de vino sobre la cabeza del aspirante, dándose a esto el nombre
de una heraldía.

La misión del heraldo consistía principalmente en hacer cier-
tas pubhcaciones solemnes y en desempeñar determinadas funcio-
nes en las ceremonias púbhcas. Cada heraldo traía estampado
sobre las mangas de su vestido el nombre de su provincia.

El Rey de Armas, era el jefe de los heraldos y presidía su capí-
tulo, ejerciendo una jurisdicción en las armerías.

Sólo los Reyes concedían, y siguen concediendo, la facultad de
traer armas, y a ningún caballero que no disfrute de esa conce-
sión le es permitido usar de ellas, ni le queda libertad de tomár-
selas, ni menos puede ninguno alterar las que se le permiten. «En
el Escudo de armas, ni interior ni exteriormente debe haber nada supositicio; ni el ponerse punto, pieza, figura ni color que no sea
muy propio, bien arreglado y sujeto a los preceptos del Blasón;
porque de ^faltar en esto, sólo serían las armas mal ordenadas,
tal vez falsas o fantásticas, que desautorizarían al dueño y harían
menospreciable la obra. Y habiendo alguna usurpación de los
Escudos de los Soberanos, incurrirían en el crimen lesx majes-
tatis, y en la de falsario si fuere de otros nobles» (1).

Aunque el estudio del Blasón, como dice el Marques de Aviles,
es un abismo que no puede llegar a fondearse, ni hay modo de
concretar todas sus individualidades y circunstancias, pues fre-
cuentemente se encuentran casos nuevos que saber, nos propo-
nemos en este volumen dar una clara, exacta y total idea de lo
que es el Blasón como arte, recogiendo cuanto contienen acerca
de éste los tratados de los más ilustres autores; es decir, todo
aquello «que no es decente ni permitido ignorar a las personas de
calidad y distinción».

Fernand Mexía, en su Nobiliario Vero, dice «que un hombre
de calidad debe saber el linaje de donde desciende, por lo menos hasta su cuarto abuelo; sus Armas, las del Rey y Reino de que fuere, tener conocimiento de los colores, del método de blasonar y los preceptos generales del Arte.»

Colombiere aconseja, con expresiones muy vivas, que el Arte
del Blasón es la primera cosa que debe saber un caballero.

El Blasón gira en torno del Escudo, y sus principios generales
consisten en el campo, esmaltes y figuras con su postura y dis-
posición; en Q-\ timbre, ornamentos exteriores y modo de blaso-
narles por orden y con términos propios del Arte.

Genealogía de México 32820 Blasonar

Estándar

El heraldo, en los torneos, tocaba primeramente la trompeta,
y a continuación describía en voz alta las armerías del caballero
que se presentaba a combatir; a esto llamábase blasonar. Lo que
el heraldo describía fué llamado blasón. Algún tiempo después,
cuando se multiplicaron las armerías considerablemente y se
sometieron a reglas íijas e invariables y se crearon los Reyes de
Armas, se llamó también a todo este conjunto blasón.

Es, por lo tanto, el Blasón el arte que, con términos y voces
propias, reglas y preceptos fijos, enseña a componer y explicar
los Escudos de Armas que tocan a cada linaje, ciudad y persona.

Genealogía de México 32819 Fwd: Boletín de Octubre 2014: Especial para El Día de Los Santos

Estándar
Revise este correo electrónico en su navegador Centro de Ayuda
Logo de MyHeritage

Edición Especial de MyHeritage para El Día de Todos los Santos

Este mes es muy especial y está dedicado a la memoria de todos aquellos que ya no están con nosotros, pero siguen siendo presente a través de nuestros recuerdos y la investigación genealógica. ¡Aproveche éstos excelentes consejos aparte para usted y toda su familia!

Padre e Hija
20 emotivos consejos para papás con hijas"Mitchell publicó una lista que se ha hecho muy famosa en la red, en la que recomienda cosas que uno debe hacer para con nuestras hijas. Los invitamos a conocer esta emotiva lista."
Lea más aquí »
Belilios David
Los cementerios y sus símbolos"¿Qué ven en un cementerio?Las lápidas, como mínimo, entregan el nombre y la fecha de nacimiento y muerte de la persona. Pero a menudo hay mucho más…"
Lea más aquí »
Padre e Hijo
¿Cuánto nos influencian nuestros ancestros?Vivimos en un mundo cada vez más individualista que nos "obliga" a estar más y más pendientes de qué hizo el de al lado para sentirnos mejor nosotros mismos (no necesariamente por una real preocupación al prójimo), dificultando nuestra propia observación.
Lea más aquí »
calabazas
La historia de Halloween o el Día de los MuertosAunque esta celebración tiene origen europeo, es muy popular en Estados Unidos y tiene una interesante historia.
Lea más aquí »
Dia de los Santos
El Día de Todos los Santos y sus tradiciones en el mundoNormalmente confundimos Halloween, con el Día de Todos los Santos o Día de Muertos. Se creía que en el día 31 de Octubre, día en que es celebrado, se abría un portal entre los vivos y los muertos.
Lea más aquí »
Busque billones de datos ahora
Busque datos
Visite MyHeritage
shadow.png
Facebook Bolg Twiter
Conectar Leer Seguir

track?mailingid=401598&type=open&emailid=samuelsanchez@genealogia.org.mx&extra=announce-14102800bf9b5e8aa6f2be4f2a788e9e